18 feb. 2011

Carreras a sangre y fuego.

Lo leí en El Mundo.es y su autor, Jaime Rodríguez tiene razón.. me tocó la sensibilidad.



La Fórmula 1 no paró por el 11-S, ni por supuesto por el 11-M, por el que costó que hubiera un gesto de duelo en la parrilla. La Fórmula 1 no perdió ante tifones coreanos ni ante circuitos con el asfalto tierno. La Fórmula 1 intentó evitar la nube volcánica escapando de China en el Transiberiano. La Fórmula 1, reino de la velocidad, no se detiene. Así lo ha ordenado hasta ahora Bernie Ecclestone, el emperador del show que no ha dudado en volver a recordar su viejo ideario: 'La Fórmula 1 no debe salpicarse por asuntos políticos o religiosos'.


Hasta el momento su burbuja le ha funcionado. Le da igual lo que rodee alpaddock y a qué punto cardinal tenga que enviar sus camiones. Él pone banderitas de conquista en cualquier lugar donde haya un promotor con mucho dinero, un aeropuerto y una autopista que llegue al circuito. Él quiere cámaras, antenas para retransmitir la señal televisiva, coches y pilotos. Y a rodar y a cobrar, sin falta. Pero la política expansionista tiene sus riesgos, sobre todo cuando se pisan territorios calientes. No todos los puertos son Mónaco, ni corre con la misma tranquilidad el champagne en Montreal que en Oriente Medio. Ahora lo está comprobando con la grave crisis de Bahrein, donde debería empezar el Mundial. ¿Podrá la ola de revueltas árabes cancelar el circo del magnate inglés? Eso parece. Veremos.
Él tiene línea directa con los jeques del país, quienes le garantizan que en pocos días todo volverá a la calma... lo mismo que Mubarak aseguraba a Washington semanas antes de salir por la gatera. Así y todo, aunque la cita no se cancele, resultará frívolo, impropio y de mal gusto celebrar un gran premio pocos días después de que sangre inocente haya manchado las calles del país. Hoy tanques y fuego en Bahrein contra los civiles y pasado mañana David Guetta pinchando en la víspera de la carrera. Ese cóctel, Bernie, huele fatal.
El deporte no debería ser ajeno a las injusticias sociales ni a la represión política ni a la muerte, aunque no sería la primera vez... Todo el mundo se tapó la nariz ante la dictadura china durante los Juegos Olímpicos de Pekín.
Así que yo creo que lo mejor es no hacer la carrera, aunque sea por sensibilidad, por compasión, por ese pueblo que está reprimido, y que se atreve a buscar su libertad, no como otros que se callan y guardan todo, permitiendo que se haga lo que sea con ellos,, también pienso que esto sucede porque Bernie viene y monta carreras en los lugares más complicados y difíciles del mundo, en vez de dejarlas en sitios que ya son tradicionalmente automovilisticos, pero no, el poder del dinero es muy fuerte.. En fin, me pareció muy bueno este artículo y por eso quise compartirlo.

9 comentarios:

  1. Pues lo siento mucho, no opino como tú y me jode tener que darle la razón a Bernie, pero pienso que el deporte y los deportistas nunca deben mezclarse con asuntos politicos o religiosos.
    Los deportistas y las organizaciones deben de ser ajenos a estas cosas, de no haber sido asi, no se hubieran celebrado ni la mitad de los evento, eso no quiere decir que cuando hay una tragedia hay que acerse los ciegos, creo recordar que cuando los atentados se pudieron brazaletes negros.

    ResponderEliminar
  2. Debido a la seguridad de la propia competición no deben de ir, no se debe estar en un lugar en el que sus gentes no están en paz, besos silf1

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que no debe celebrarse (por respeto al pueblo que está en su propio proceso de maduración) o, de hacerlo, abrir las zonas vips a chiíes y suníes por igual.

    ResponderEliminar
  4. Estimada Sil,
    Es triste la indiferencia general que tenemos todos con el sufrimiento ajeno. Lo que acertadamente nos muestras es solo un caso concreto. Ojala esta ola de libertad derroque a todos los dictadores (y pseudo-dictadores) y las gentes puedan estar tranquilas y en paz. Si este año no tenemos F1 pero se consiguiese eso yo diría que la temporada de 2011 fue la más brillante nunca vista.

    Saludos y nos leemos

    ResponderEliminar
  5. Yo soy de los que opina que la carrera se debería suspender, no pasaría nada y menos en una temporada con otras 19 carreras. Al menos suspendiéndola, quedaría en la historia que un pueblo se reveló contra su dictador, que la emprendió a tiros con ellos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo en todo.Con ese rollo de querer llevar la F1 a todas partes,q por un lado puede estar bien,pero por otro...pues ya vemos.
    En fin, que sea lo q tenga q ser.Besos!!

    ResponderEliminar
  7. ES UN ABSURDO CELEBRAR UNA CARRERA EN BAHREIN AHORA! >:(

    y si la F1 no se detuvo en 11-S es porque no habia un GP en nueva york, y en Korea no habia una posibilidad real de guerra

    aqui hay un confronto con muchos heridos y muertos, no esp posible

    ResponderEliminar
  8. Estimada Silf1:
    Estoy contigo al 100%.Creo que ir a correr a Bahrein en este momento seria una equivocacion.Ademas estoy deacuerdo en eso de no mezclar politica y deporte,pero tambien creo que el deporte debe dar unos valores y pienso que no se deberia correr en paises con regimenes totalitarios,ni ahora ni nunca.Ya fue bastante verguenza organizar una olimpiada en china

    ResponderEliminar
  9. Yo espero que no se celebre la carrera, porque no es nada seguro ir allá y no creo que la cosa se arregle como se está viendo, la situación allí está muy mal.
    Saludos

    ResponderEliminar

Si te gustaría hacerte notar sería de mi agrado, así que gracias por tu comentario