24 jul. 2012

Ilusión...


Sonaron las campanas fuertemente, gritos de júbilo y de celebración, aquel noviembre de 2007. Aquel noviembre. Sonaron y sonaron para aclamar al magnífico piloto que estaba por encima de las posibilidades de su auto. Sonaron como homenaje, como felicitación a la Scuderia tras haber derrotado al máximo rival con el arma que más gusta a los aficionados: las manos. Y desde entonces, nada.


¿Dónde quedaron las esperanzas de un equipo de gloria tras ver cómo un año más tarde se perdía el título a dos cientos metros del final? ¿Qué ocurrió año más tarde con una tecnología menos eficaz que la de los demás? ¿Por qué no estaban en su lucha habitual? ¿Qué pasó? Tres años más tarde de aquellos 

campanazos, a punto se estuvo de volver a escucharlos. Las manos del piloto, por encima de su coche. No ocurrió, estuvieron a punto. Pero no, no ocurrió, y vieron como un año más, el campanario permanecía en silencio. Para colmo de males, no hubo oportunidad de lucha el cuarto año desde la gran fiesta roja. Sin embargo, algo dentro de cada corazón tifoso se encendió, iluminando cada ‘cuore’ de un rojo intenso.


Se acabó. No volveremos a caer en la derrota. No volveremos a quedarnos de rodillas, abatidos por un rival. No, ya ha pasado mucho tiempo, esta vez toca ganar. Por ello nació el amor tifoso, por ello somos Ferrari, porque estamos hechos para ganar. Existe una persona que ha decidido poner, con mano dura, una firme afirmación: Fernando Alonso. Terminada la mitad de la temporada, el mago de Maranello ya está a más de una carrera de distancia con el resto. Casi a dos con su máximo rival. Tres victorias en diez carreras, dos en las últimas tres carreras. Seis podios en diez carreras, cinco en las últimas seis carreras. Ferrari dio el coche en España, y ahora siempre estaremos en la lucha de la victoria. Terminaremos el verano como líderes del campeonato de pilotos, y sólo habrá que aguantar el liderato tres meses más.


Constancia, la palabra es constancia. No podría existir esa constancia si el Ferrari no fuera tan fiable, ni si el piloto tuviera altibajos. A pesar de todos los problemas, siempre está Fernando Alonso rodando en la pista. Una combinación perfecta de fiabilidad, Fernando y Ferrari; Ferrari y Fernando.


En Maranello se frotan los ojos porque no se lo pueden creer, en Ferrari saltan de alegría con cada podio de Fernando. Uy, y ahora también con las poles. ¿Qué ha pasado últimamente por los circuitos en las Q3? Agua. Eso es lo que ha pasado, agua. Esa molécula química que iguala el rendimiento de los monoplazas en la pista, y le da más importancia a los pilotos, y ahí está Fernando, con las poles en mojado, sacándole una distancia abismal al resto.



Sólo llevamos medio año, no hemos ganado el campeonato ni mucho menos, aún nos queda bastante para ganarlo, evidentemente, pero mira, ahí estamos. Primeros. Posición de privilegio. El enemigo a batir en el circuito somos ahora nosotros. Sin tener el mejor coche, por cierto. Esto es lo que pasa con las diferencias entre coches competitivos y coches ganadores. Un piloto cualquiera gana con un monoplaza ganador. Un piloto leyenda gana con un coche competitivo, o poco competitivo.



Terminaremos agosto con la ilusión de que nuestro piloto es líder del mundial. Lo es desde junio, y lo será, como poco, hasta principios de septiembre. Claro que ya fue líder a finales de marzo y principios de abril. El tiempo pone a todo el mundo en su sitio. Fernando Alonso no merecía estar tan atrás como lo estuvo con Renault dos años. Ferrari tampoco ha merecido estar tan mal todos estos años, desde que sonaron las campanas fuertemente, con gritos de júbilo y de celebración, ahora, la historia, podría repetirse.

Escrito por: Andrés Juberías  @Sikoo ... 


2 comentarios:

  1. Estimada Sil,
    Es verdad que la posición actual de Alonso no se la merece el coche rojo, pero ahora que el coche es mucho mejor, puede ser que los resultados sean un poco peores y se caiga de esa posición de privilegio. Yo no voltearía las campanas de victoria tan rápidamente y me concentraría mucho más en el trabajo, trabajo, trabajo, que es lo que les ha llevado hasta esa posición.
    Saludos y nos leemos

    ResponderEliminar
  2. Este campeonato se lo merece y esperemos sepan evolucionar algo más el coche que aún hay dos escuderías que pueden estar mucho más rápidas, besos

    ResponderEliminar

Si te gustaría hacerte notar sería de mi agrado, así que gracias por tu comentario