22 oct. 2012

Esperanza en medio del pesimismo

Ayer, hablando con mi madre me dijo que soy muy pesimista y eso es malo, lo acepto, soy de las que dan las cosas por terminadas antes de que lo hagan, o de las que piensa que no se va a poder lograr, pero mi hermano intervino con una frase que me marcó, y que resume en cierta forma todo: "Ella dice que es pesimista, pero eso es solo de la boca para afuera, es una máscara; si en verdad fuera pesimista, ya hubiera dejado de ver la Fórmula 1 porque Alonso no va a ganar el mundial" voy a aceptar que es verdad, exceptuando la vida diaria, que si soy igual, digo que no se puede, pero lucho por hacerlo, en la Fórmula 1 digo que Alonso no va a ganar el mundial porque Vettel tiene una súper máquina y ya nadie lo va a poder parar, pero, entonces...

¿Qué hago viendo la Fórmula 1?

La veo, principalmente porque tenga o no tenga oportunidad el que quiero que gane, amo su entorno, amo todo lo que la fórmula 1 representa, y porque, hay que aceptarlo, aún quedan esperanzas. El pesimismo es como una máscara, es como una anestesia para cuando las cosas no salen como se querían. 

La cosa en Ferrari está difícil, las alarmas están prendidas, Vettel ha sacado 6 puntos a Fernando y tiene la ventaja de poseer una bestia, mientras que Fernando tiene un cavallino que se ha convertido en pony; en los rodeos es un jinete en un caballo quién derriba al toro, pero creo que aquí desde hace 3 años está siendo al revés. La cosa está muy difícil, pero vaya que es naturaleza del humano tener esperanzas, sin esperanza no hay vida, ¿por qué lo que nos "venden" o anuncian que va a servir para la próxima carrera, en el fondo decimos, más de lo mismo, no va a ser, pero llega el viernes y en la FP1 estamos pendientes del tiempo de Alonso, Ferrari o el que nos guste?: Esperanza, aunque después nos la destrocen y él trate como puede de recoger los pedacitos para armarla de nuevo. 

Armarla de nuevo para que en el próximo GP estemos otra vez viendo la FP1 esperando sus tiempos, con la esperanza... y así hasta que ya sea irreversible. Yo había dicho que no me haría más ilusiones con nada, el día que más me ilusioné en mi vida, un tweet, y posteriormente un anuncio me hicieron aterrizar (no hablo de F1) y ese día había dicho ya que llegue lo que llegue, pero sin esperarlo. Así me he planteado ya esperar lo que suceda en la F1, pero hay "algo" que me impide ser indiferente, y creo que muchos estamos así, decimos de la boca para afuera "Ya el título está perdido" y pues, que a lo mejor sí, pero no podemos negar que siempre nos sentamos ante el monitor a ver la FP1 y esperar las "mejoras" que nos prometen, y si no es en la FP1 es en la clasificación, y si no "en la carrera se mejora". Es que aunque por fuera seamos pesimistas, por dentro, por naturaleza somos optimistas, nos quedan esperanzas... aunque lo neguemos. 

4 comentarios:

  1. Estimada Sil,
    Ser pesimista no es negativo, es la forma correcta de evaluar el futuro en función de los datos del presente y las proyecciones. Como científica tienes que recordar que la entropía siempre crece o lo que es lo mismo el caos siempre aumenta en un sistema aislado.
    Por eso deje de ser un seguidor de escudería y pasé a ser de evento. Los pilotos, ingenieros, escuderías tienen sus rachas pero el divertimento de la F1 sigue allí, con otros colores o nombres pero sigue allí.
    Saludos y nos leemos de forma animosa

    ResponderEliminar
  2. Querramos o no , con unas normas u otras, todo continúa, en el fondo esperamos la alegría mientras disfrutamos de la pelea contra las décimas, besos!

    ResponderEliminar
  3. Ni antes estaba ganado ni ahora está perdido aunque se repita lo de Suzuka pero a la inversa..

    ResponderEliminar
  4. Olá Sil!

    Gostei muito do seu post... estou indicando no Octeto!!! Gracias por suas palavras, somos exatamente como você escreveu!! Pefeito!

    besos desde Brasil! Tati

    ResponderEliminar

Si te gustaría hacerte notar sería de mi agrado, así que gracias por tu comentario