29 ago. 2012

A abrocharse los cinturones, Ferraristas...



Abrochaos los cinturones, ajustaos el casco, cerrad los ojos un instante, respirad tan lentamente que notéis cómo se detiene el tiempo. Es el momento. Nos quedan 522 giros, más de 3.000 kilómetros, nos queda rendir homenaje a Bélgica, rezar en Monza, soñar  en Singapur, serpentear en Suzuka, visitar Corea e India, recordar en Abu Dabi, inaugurar en los Estados Unidos y triunfar en Brasil.

En Maranello, los corazones laten a un mismo son, a un mismo tiempo, y es que desde 1977 un piloto tifoso no llegaba a Monza más de una carrera de diferencia con el segundo sin que el campeonato se hubiera resuelto. En Italia saben también que uno de sus pilotos no llegaba líder a la carrera local desde hace 8 años. Fernando podría conseguir lo que hiciera Lauda en el ’77 con terminar 5º en el GP de Bélgica, o 6º en el caso de que no ganara Webber, u 8º en el caso de que no ganara un Red Bull. Lauda ganó el mundial de 1977, por cierto. Sí, Lauda, ese piloto que más tarde fue tricampeón.

Sueñan con ganar un campeonato de pilotos que no se gana desde 2007, cuando justamente se lo quitaron a Fernando. Sueñan con volver a sacar las banderas, a hacer sonar el himno italiano por todo el pueblo. Sueñan con esa visita que hacen los campeones tifosi al pueblo de la Scuderia. ¿Y para cuándo luchar por ser campeones como equipo? Oh, sí, es realmente bonito, nostálgico y con foto para el recuerdo hacer de tu piloto un campeón del mundo, que gane el mundial con el coche que tú le has dado. Sí, precioso, ¿pero por qué sólo luchar por un título pudiendo conseguir dos? Las alarmas de Maranello suenan, hay alguien en el equipo que no hace su trabajo para estar donde está, y sin embargo, pese a lo que la afición reclama, algo dentro de los dirigentes no funciona. Desde que la Scuderia ha sido llevada con los corazones de los aficionados, ha sido un equipo en Fórmula 1 temible, ha sido la constancia de la victoria, la estrella imbatible, ahora, el dinero puede más, y Felipe estará ahí por Todt, y por aquello de seguir con un piloto brasileño conduciendo para ellos.

Sin embargo, bueno es disfrutar del presente, y éste tiene a uno de nuestros pilotos en primera posición, con un gran colchón de puntos, y lo más importante, con una posibilidad de romper la maldición que sufre Ferrari sin ver a uno de sus pilotos campeones desde 2007. Ts, atentos, que mientras leíais este artículo los semáforos se han empezado a encender, empieza lo emocionante.

Artículo escrito por: @Sikoo 

3 comentarios:

  1. Venga sikoo, gran artículo previo :)
    ¡Se viene Spa! ¡Se viene Spa! ^^

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el artículo y ya me he apretado el cinturón jeje, besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Silf1:
    Que ganas que llege ya mañana y esto empieze

    ResponderEliminar

Si te gustaría hacerte notar sería de mi agrado, así que gracias por tu comentario